¿Cómo saber cuándo una herramienta de videollamadas es segura?

Los incidentes de sabotaje a reuniones virtuales se convirtieron en parte del panorama de la vida digital durante la pandemia. Si bien no hay plataformas perfectas, sí hay una variedad de opciones que, quizá, puedan acomodarse mejor a sus necesidades, preferencias y preocupaciones.

0
125

Por esta época hemos visto varios sabotajes digitales en diversas situaciones donde se llevan a cabo encuentros virtuales. Lo anterior es apenas una de las muchas consecuencias que trae el uso de plataformas digitales para realizar reuniones virtuales a distancia, ya que existen muchas más vulnerabilidades en estos aplicativos de comunicación.

Desde que empezó la pandemia a causa del coronavirus, un sinfín de empresas, universidades y colectivos políticos transfirieron sus reuniones presenciales hacía las plataformas digitales. No obstante, esto trajo consigo incidentes como los sabotajes; donde personas que no son invitadas a los encuentros se filtran para interrumpir la reunión, como pasó hace unas semanas en Estados Unidos, donde denunciaron que varias personas ingresaron a una clase virtual de una escuela de California y comenzaron a reproducir pornografía.

La mayoría de los incidentes reportados se han llevado a cabo a través de la plataforma Zoom, una aplicación de videollamadas cuya popularidad incrementó a raíz de la pandemia.

Zoom ha sido la compañía que probablemente mejor ha aprovechado los contratiempos provocados por la expansión del covid-19, pasando de 10 millones de usuarios diarios a más de 200 millones en cuestión de meses.

Sin embargo, la expansión repentina de la aplicación vino acompañada de un mayor análisis, y las distintas falencias de la aplicación comenzaron a verse atacadas por personas mal intencionadas.

“Entre las más importantes, el hecho de que Zoom comparte datos sobre sus usuarios con terceras partes, como Facebook, y que la compañía mintió respecto a la implementación de cifrado de extremo a extremo (al menos en un primer momento). Al mismo tiempo, prácticas como el “zoombombing” -la intromisión no deseada de extraños en una videollamada con el fin de desbaratarla- se han vuelto tristemente populares”, según una investigación de la ONG chilena Derechos Digitales.

Cabe resaltar que este tipo de circunstancias no son exclusivas de Zoom, pero la popularidad de la plataforma, así como las debilidades en temas de seguridad y privacidad que ha presentando, la han vuelto uno de los blancos preferidos por los ciberdelincuentes. 

Existen otras alternativas para realizar encuentros virtuales, según las necesidades de cada usuario y de la importancia que se le otorgue al uso de la información personal y la seguridad en las aplicaciones digitales.

Ninguna plataforma de videollamadas es perfecta. Cada compañía define el nivel de infraestructura en términos de seguridad que le quiera dar a sus sistemas, y esta filosofía se ve todavía más en aquellos aplicativos que son gratuitos.

Apps para realizar videollamadas

Lo primero es definir si alguno de los involucrados en la llamada es menor de edad o si el contenido que se tratará es sensible. En alguno de estos dos casos, la recomendación es utilizar un sistema que proteja las videollamadas por medio de cifrado extremo. Lo anterior significa que los mensajes se transmiten codificados y son descifrados únicamente cuando llegan a los usuarios finales. De esta manera, en caso de recibir alguna interceptación, la persona no accederá al contenido de la llamada.

De esta manera, una de las alternativas debido a su versatilidad es WhatsApp, que cifra el contenido de las videollamadas. Esto significa que Facebook (dueños de WhatsApp) no pueden saber sobre qué están hablando sus usuarios durante las llamadas. Sin embargo, sí pueden conocer todo aquello relativo al contexto de la llamada: quién está hablando con quién, desde dónde, cuánto duró la videollamada, etc.

Otra aplicación es Jitsi. Al igual que Signal, es un software gratuito y de código abierto. Una de sus características más atractivas es que su versión de escritorio no requiere la instalación de ningún software extra: basta un enlace para realizar la llamada. Si bien las videollamadas entre dos personas están cifradas de punto a punto, esta funcionalidad no está habilitada cuando hay más participantes.

Otras opciones para realizar videollamadas de manera segura pueden ser:

  • Webex
  • GotoMeeting
  • Google Mett
  • Disroot
  • Greenhost
  • Mayfirst

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here