Fumadores, los más propensos a contraer síntomas graves del covid-19

0
86

En el mundo hay 1.100 millones de personas que fuman cigarrillo y la mayoría de ellas no pueden o no quieren dejar de fumar, esto las expone a un riesgo máximo frente al COVID-19, pues según la OMS en su declaración del 11 de mayo de 2020: “fumar tabaco es un factor de riesgo conocido en muchas infecciones respiratorias que aumenta la gravedad de este tipo de enfermedades. Tras revisar diversos estudios, un grupo de expertos en salud pública reunido por la OMS el 29 de abril de 2020 estableció que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19, en comparación con los no fumadores”.

Sin embargo, la única opción que brindan las personas profesionales en medicina, el sistema de salud y el Estado frente a quienes fuman cigarrillo es la cesación del consumo, algo que es muy difícil para millones de personas. No existe una opción diferente a la cesación del consumo que comprenda la dependencia o respete la decisión de las personas mayores de edad por consumir nicotina. Esta situación está exponiendo a los consumidores de nicotina a la muerte a través del cáncer que produce fumar cigarrillo en un contexto en que la ciencia, la tecnología y la innovación han generado alternativas para un consumo de nicotina con menores riesgos y daños. Los gobiernos se están quedando atrás con respecto a la ciencia y la tecnología, se niegan a reconocer la evidencia cada vez más robusta sobre las alternativas diferentes a fumar cigarrillo para administrar nicotina.

La OMS también dijo en el año 2016 que, “si la gran mayoría de fumadores de tabaco que no son capaces de dejar de fumar, ni desean hacerlo, se cambiaran sin demora al uso de una fuente alternativa de nicotina con riesgos más bajos para la salud, y eventualmente dejan de utilizarlo, esto representaría un logro significativo en la salud pública”.

Teniendo en cuenta las recomendaciones de la OMS frente al riesgo elevado de los fumadores frente al COVID-19, así como las recomendaciones de la OMS y el Estado Colombiano frente a la implementación de estrategias de reducción de riesgo y daño para las personas que no pueden o no quieren dejar de consumir sustancias psicoactivas, se pueden tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Algunas sugerencias para evitar el consumo de cigarrillo tradicional:

  • Consulte a su médico o institución de salud por alternativas para la cesación tabáquica, ellos le podrán brindar opciones como parches, chicles y/o terapia psicológica.
  • Si desea continuar consumiendo nicotina, pero quiere reducir los riesgos y los daños generados por el humo de la combustión del tabaco tradicional, busque alterativas como los dispositivos de administración de nicotina como lo son los vaporizadores o comúnmente llamados cigarrillos electrónicos o dispositivos de calentamiento de tabaco.
  • Procure adquirir estos productos en tiendas especializadas en donde le podrán dar la orientación necesaria para usarlos. Estos dispositivitos pueden presentar menos riesgos y daños en comparación con el cigarrillo tradicional, siempre y cuando sean usados de manera correcta.
  • Use estos dispositivos de manera segura y sigas las instrucciones brindadas por el vendedor y las que vienen incluidas con el dispositivo.
  • Si usa dispositivos electrónicos de administración de nicotina procure mantenerse hidratado
  • Realice alguna actividad física, haga ejercicio de vez en cuando.
  • Realice ejercicios de respiración.
  • Los ejercicios como el yoga y pilates ayudan a tener un mejor control de la respiración, además de conseguir concentración mental que ayuda para el manejo de la ansiedad.
  • Aliméntese bien, coma muchas verduras y frutas que contengan vitamina C como el kiwi, la naranja, la toronja, las fresas, el brócoli, los pimentones verdes, el tomate, entre otros.
  • Hidrate su piel constantemente, tome alimentos que contengan vitamina E.
  • De igual manera se recomienda el consumo de vitaminas B1, B6, B12 y ácido fólico; si dejo de fumar y empezó a utilizar dispositivos de administración de nicotina, estas ayudarán en el proceso de regeneración de los daños que el tabaco le ha ocasionado.

Pautas para reducir el riesgo y el daño en el consumo de nicotina por combustión.

  • Realice caladas más cortas al cigarrillo, sin llevar todo el humo hasta el fondo de los pulmones.
  • No fumar el cigarro hasta el filtro para prevenir una acción más severa y evitando el calor de la combustión.
  • Si va a fumar hágalo en espacios abiertos y ventilados, nunca en áreas pequeñas y con poca ventilación.
  • Mantener hidratada la boca y la garganta ayuda a reducir los niveles de irritación y por lo tanto ocasionar un daño menor a los tejidos.
  • Reduzca el número de cigarrillos al día.
  • Evite fumar dentro de las dos horas previas a dormir, reduce el insomnio y ayuda a conciliar el sueño.
  • Los ejercicios como el yoga y pilates ayudan a tener un mejor control de la respiración, además de conseguir concentración mental que ayuda para el manejo de la ansiedad.
  • Haga pausas en sus hábitos de consumo, intente dejar de fumar por un tiempo y pruebe cómo se sienten y huelen algunos alimentos. Por ejemplo, pruebe las frutas después de haber dejado de fumar, sentirá la diferencia. 

Fuente: Comunicado de prensa Asovape

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here