Los hackers lograron hurtar un monto que asciende a 172 mil millones de dólares robados en 2017 a 978 millones de personas por ataques informáticos. El documento elaborado por la compañía de seguridad Norton, recoge que durante el pasado año los piratas lograron hacerse con una elevada cantidad de dinero hurtado. Además de lo anterior, los prejuicios causados provocaron que los usuarios dedicaran de media al menos 24 horas a solucionar los inconvenientes provocados por los ciberataques.

El último informe de Norton muestra que se robaron 172.000 millones de dólares. En el documento se muestra también cuáles fueron los países donde se produjeron más ciberataques. China se sitúa en la cima con 352,70 millones de víctimas, seguido de India con 186,4 millones de usuarios y por Estados Unidos con 143,7 millones, logrando un total de 20 países analizados.

Todos los usuarios, sin importar su lugar de origen, comparten algunas características en común, las cuales se deberían tener en cuenta si se quiere evitar ser una victima más de ciberataques.

Para empezar, utilizaban varios dispositivos ya sea en casa o fuera de ella. El problema viene cuando éstos tienen un punto ciego con respecto a los conocimientos básicos en ciberseguridad y las recomendaciones elementales a seguir para que no hackeen las contraseñas.

Más del 20% de las víctimas utilizaron la misma contraseña en múltiples cuentas. Y al menos el 58% de ellas suele compartir sus contraseñas con otras personas.

Lo más preocupante de todo es que las víctimas de ciberataques no son conscientes de que no prestan suficiente atención a la seguridad de sus dispositivos. El 39% de las víctimas a nivel mundial ha aumentado su nivel de confianza en sus propias habilidades y recursos para proteger datos e información personal ante las posibilidades de ataques en el futuro.

Con respecto a los ciberataques dados en el 2017 se encontró que los virus y otras amenazas de seguridad ocupan el primer lugar de la clasificación con diferencia de las restantes. Más abajo se puede observar que los fraudes por tarjetas de crédito o débito, las contraseñas robadas, el hackeo de las cuentas en redes sociales o correos, las compras en línea que resultaron ser estafas o los correos electrónicos fraudulentos.


Fuente Technology Review

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here